FIESTA DEL BEATO FRANCISCO PALAU

 
  El día 7 de noviembre celebramos la fiesta del beato Francisco Palau, un santo de un ayer próximo que nos ofrece su testimonio de vida y su amor y pasión por la Iglesia, la que él define y cree como Dios y los prójimos, le presenta como profeta y místico de la Iglesia.

La contemplación de la belleza de la Iglesia envuelve toda la vida de Francisco Palau. Se hace urgencia, pasión y servicio incansable a los hermanos; su actividad misionera imprime carácter en él y consolida toda su vida, expande en su actividad y se interioriza en su vida.

La misión la define tan hermosamente que la resume en cómo es predicar la belleza de la iglesia con la finalidad de que todos la amen: “Mi misión se reduce a anunciar a los pueblos que tú eres infinitamente bella y amable y a predicarles que te amen. Amor a Dios, amor a los prójimos: éste es el objeto de mi misión. Y tú eres los prójimos formando en Dios una sola cosa” (MR 886).

Esta actitud palautiana nos invita a transformar nuestra mirada para, sin perder de vista la realidad, saber descubrir lo positivo, lo bello que existe en las personas, los acontecimientos, la naturaleza... y potenciarlo. Propagar así, con una actitud existencial la belleza a nuestro alrededor y hacer más hermosa la vida de las personas que nos rodean. Esta actitud positiva hacia las personas, los acontecimientos y la naturaleza, favorece enormemente la comunión y la buena relación entre las personas.

La verdadera belleza brota de la armonía interior, de ser irradiación y reflejo de la suma belleza trinitaria que nos habita. Esto, es lo que le otorga atractivo y gracia. Descubrir el camino de la belleza nos libera de actuar por la fuerza y nos sitúa en el plano de la gratuidad. Sólo desde la gratuidad podemos entender el poder del arte y la estética para expresar el misterio del ser y de la misión de la Iglesia como espacio de comunión. Y sólo a través de la comunión

Breve biografía

Nace en Aitona, Lérida; 29 de diciembre de 1811 – muere en Tarragona; 20 de marzo de 1872). En 1828 ingresó en el seminario de Lérida, donde estudió filosofía y teología durante cuatro años. Creó la «Escuela de la Virtud», que era un modelo de enseñanza catequética, en Barcelona.

En 1860-61, fundó una congregación mixta de Hermanos y Hermanas Carmelitas Terciarios en las Islas Baleares, que originarán posteriormente las congregaciones de Carmelitas Misioneras Teresianas y Carmelitas Misioneras.

Fue predicador de misiones populares y extendió la devoción de la Virgen María. La vida de Francisco Palau se unificó cuando entendió el sentido de la Iglesia, su cosa amada.  Lo que hasta entonces había sido una oscilación confusa desde la soledad al servicio y de vuelta a la soledad cobró sentido para él cuando descubrió que la Iglesia era el misterio de Dios y los prójimos.

 Citas de Francisco Palau

«Vivo y viviré por la Iglesia; vivo y moriré por ella». (Mis Relaciones, 744, 29.)

  • «Cuán bien cuidado está el que se fía de Dios». Carta 56, 2, pág. 1113.
  • «La obra grande de Dios en el hombre se labra en el interior». (Carta 38, 2, pág. 1077)
  • «En ciertas estaciones me retiro a un islote, de una hora de circuito y de una elevación prodigiosa, que en crestas acolumnadas se levanta sobre el profundo del mar Mediterráneo. Vase la barca y yo me quedo allí solo por unos días, para unirme con Dios y su Iglesia, en fe, esperanza y amor». (Mis Relaciones, 723, 1)
  • «Sois una de aquellas plantas que, si no crece, se sofoca».  (Carta 73, a Juana Gratias)
  • «Yo admiro en vosotras la obra de Dios». (Carta 77, a Juana Gratias)
  • «Si tú con tal ardor has buscado soledad, retiro, abstracción de criaturas, y si no has soñado más que desiertos, créelo, esta vocación procedía y procede de que tu pobrecita alma conoce, entiende, toca y palpa la necesidad que tiene de vivir unida a Dios, no de cualquier modo sino de la forma que Dios exige y quiere de ella... Adoremos los designios de Dios y de su providencia y respetémoslos... En la oración encontrarás la fe, la esperanza y el amor... tomando aliento en ese castillo interior combate tus tristezas y sus causas...Vive unida con Dios y cuida que nada, ni el hambre ni la sed, ni la espada, ni la adversidad, ni la fortuna, nada turbe tu corazón. Vive unida con Dios y todo lo demás es vapor y humo y sombras que se desvanecen». (Carta 38, a Juana Gratias)
  • «Que la soledad, la oración y el sacrificio sean la fuente de nuestro apostolado ».
  • «Que el amor a  Cristo, a María y a la Iglesia polaricen nuestra vida».
  • «Que estemos siempre dispuestos a seguir a Cristo aunque nos cueste». «No ignoraba yo el peligro apremiante a que me exponía... me comprometí sin embargo, con votos solemnes, a un estado cuyas reglas creía poder practicar hasta la muerte, independiente de todo humano acontecimiento... De ningún modo temía que las revueltas políticas de la sociedad me hubieran podido ser obstáculo para el cumplimiento de mis votos».
  • «La voz de Dios no deja vacío alguno en el alma, la llena y no vacila».

PROPUESTA DE ACTIVIDADES

VÍDEOS

RESEÑA FRANCISCO PALAU                                FRANCISCO PALAU COMO...

 


Carmelitas Misioneras Teresianas

I Capítulo Provincia de Europa: Madrid, del 11 al 18 de diciembre de 2014

Carmelitas Misioneras Teresianas
Provincia San Elías
Avda. Tibidabo,8
08022 BARCELONA
Facebook FacebookYoutube